domingo, 20 de mayo de 2012

Mombeltrán, capital del Barranco de las Cinco Villas



Si uno pasea un par de veces por la Villa de Mombeltrán, es difícil que no vea gente con el síndrome de down. Es una maldición genética que se cebó con frecuencia con este hermoso pueblo, pero no es ese inocente retraso mental el que lo lastra. Existen retrasos mentales culpables.

Quizá tenga todavía yo la visión patológica de secretario del juzgado de lunes a viernes. (Seguramente los médicos también padezcan el distorsionado pensar de que en Mombeltrán hay pocos hábitos saludables y muchos enfermos). En mi trabajo, que perdí hace justo un año, tenía pocas ocasiones de ver felicidad y bonhomía: creo que ninguna anualidad de las que he estado han nacido más de cinco niños. Escasamente habremos sobrepasado, entre el cura, el alcalde y nosotros, los diez matrimonios; aunque quizá superaron en algo, pero no mucho, a los divorcios, que tienen peor cara. Todo lo demás era naufragio: muchas muertes naturales rutinarias, lo que es normal pues hay dos residencias de ancianos; pero luego teníamos hurtos y peleas, robos con escalo, drogas, amenazas, impagos, matonismo, embargos, lanzamientos, lesiones, cumplimientos de condenas, retiradas de carnet de conducir, promiscuidades y consumos de prostitución (no pensé yo que tanto hubiera de enterarme), apercibimientos, pagos de multas, estafas, una paliza de muerte a un carpintero  y un Porsche quemado dolosamente, que se extendió a otro coche y a unas casas, probablemente a consecuencia del descubrimiento del robo de unos escudos de piedra de su castillo.

Mombeltrán también se autodenomina la Andalucía de Ávila. Lo peor del tópico que tenga Andalucía en caciquismo y despilfarro, en vagancias subvencionadas, en subsidios subvencionando droga..., lo posee efectivamente Mombeltrán, (y le faltan muchas de las virtudes de Andalucía.). (Aunque también tiene algo de lo bueno, si escuchan a la buena señora del video lo averiguarán).
video
Y lo malo, que hay en todas partes,  lo tiene en una proporción mucho mayor que el resto de pueblos del Valle, que también conozco bien. Será que aquí hay más Mala gente que camina y va apestando la tierra... El pueblo favorecido por 2 residencias de ancianos, consultorio médico, oficina de asistencia social de la Diputación, agrupación de juzgados,  etc, resulta el más desunido y de aguas empantanadas y corrompidas. Será la  maldición genética.



Tardé en descubrir que también había -y no pocas-, buenas gentes que viven, laboran, pasan y sueñan. Trabajadores, artistas, comerciantes, jubilados, parados ¿cómo no?, que tratan de emanciparse de la incultura atroz que atenaza y empobrece sus iniciativas.

En el callejero de Mombeltrán reina la guerra civil criminal, aunque se cambiaron los nombres de las calles para recuperar denominaciones antiguas como La Corredera, el Caño, Colmenar, Plaza del Ayuntamiento, no se retiraron las placas de los oprobiosos santones de la “cruzada”: Quiepo de Llano, José Antonio Primo de Rivera, General Mola, Generalísimo Franco.., pues, aunque las modificaciones se aprobaron en pleno, el poder ejecutivo estaba en manos del alcalde del partido popular, un hombre nefasto, que mandó poner el nombre legal debajo del franquista. Se llama Julián Martín Navarro y hace poco más de un año ganó las elecciones, otra vez gracias a la genética, y puede que a cuarenta polémicos empadronamientos de personas ajenas a su realidad municipal.



En estos tiempos, que recuerdo un año de lejanía de aquel pueblo, el alcalde quiere distinguir una calle con el nombre de la televisión más ultraderechsita que existe en las ondas españolas: será la Calle Intereconomía. No existe ningún interés cultural,  ni económico; es, sencillamente, una provocación, pero puede que no le salga mal; de momento, el pueblo ocupó algunos minutos y párrafos en los medios de comunicación. Claro que a algunos potenciales visitantes le picará la curiosidad y querrán ir a verlo, otros, por el contrario dirán: en pueblo así no pienso pisar, ni mucho menos, dar negocio.

Yo, a pesar de todo,  en nombre de la inocencia  de este pueblo down, os invito a acudir a ver sus bellezas.




















3 comentarios:

  1. en mombeltran tambien hay gente muy buena ,no todos son malos....si el que ha publicado todo esto,es un super dotado y no tiene el sindrome de down,si eres tan listo mira a ver si tu puedes levantar el pueblo en vez de criticar a la gente...el que este libre de pecado que tire la primera piedra ...menuda pieza tienes que estar hecha ....

    ResponderEliminar