miércoles, 27 de octubre de 2021

Cartagena marítima.

 Nos montamos en un barco: los paletillos del centro siempre solemos hacer estas excursiones marítimas. Da gusto ver como los marineros manipulan las amarras aparcan el barco y lo hacen "como si nada". Luego está la brisa que te da en la cara y las vistas en movimiento de todo.

Pero este no fue nuestro barco. Es un galeón, réplica de la Nao Victoria que fue el primer artilugio -que se sepa- que culminó una vuelta al mundo con Magallanes y Elcano. Nos lo aparcaron en el puerto una tarde que estuvimos fuera y las visitas comenzaban el día que ya debíamos seguir camino.




 Pero gracias a nuestro paseo marítimo tengo unas fotos panorámicas del barco.

                    Dos barcos de guerra, amarrados a ese muelle. Supongo que son fragatas
Barco de transporte. Antes era un ferry civil y el ejército lo compró de segunda mano y lo pintó de gris para darle la correspondiente seriedad militar. 
                                                     El faro del Fuerte de Navidad


Almacenes del Fuerte de Navidad, excavados en la piedra para se más invulnerables. 


Salida al mar abierto, lo más fuera de tierra que he estado en mi vida. Uno de estos es el Cabo Tiñoso.

Y ya nos despedimos de Cartagena 

lunes, 25 de octubre de 2021

Viaje al sudeste. Cartagena romana y un refugio de la Guerra Civil.

 

En los años 70 se redescubrió un teatro Romano, Encima había una iglesia Cristiana.

                                                          Aquí está, bien céntrico.



                        Debajo de la plaza de toros ahora están descubriendo el anfiteatro romano

Nada extraña que el arte mural actual lo tenga bien presente.


Más vistas del teatro romano









Por ser un puerto principal de la marina de guerra republicana la ciudad sufrió muchos bombardeos, aparte de un desastroso último mes de marzo con un alzamiento de la "quinta columna". Para los bombardeos fundamentalmente de la aviación italiana desde Mallorca horadaron y habilitaron este refugio que ahora han "museizado".


creo recordar que cabían 1.500 personas. (sin distancia covid, por supuesto) Perdón por la broma.


sábado, 23 de octubre de 2021

Viaje cronopiesco del 25 de septiembre al dos de octubre de 2021 (7) Más Cartagena Bonita

 


 Museo nacional de arqueología submarina.  Es interesante pero nos supo a poco.

Modernismo: no sé de cuando es, pero ahora alberga el parlamento de la región de Murcia (que está en Cartagena, por eso de descentralizar o compartir)


                          Arte urbano con homenajes a Picasso

                          otro arte urbano; difícil abstenerse de fotografiarlo ¿verdad?


Antiguo Gran Hotel (hoy repartido en oficinas, nos colamos para verlo, pero no hallamos nada abierto que no fuera feamente funcional)

                                                    Contraluz de palmeras en el puerto

Un bar "chulo". La gente se esmera un montón en muchos de estos establecimientos: es loable pero no sé si será tan rentable hacerlo.

Murallas de Carlos III, un enorme cuartel y hasta un avión en desuso, monumentalizado.


                             Más arte urbano. Espero que no pase un imbécil y le ponga grafitis

                                                       Remolcador de salvamento marítimo

Ayuntamiento: mucho mármol
(continuará)

jueves, 21 de octubre de 2021

Viaje cronopiesco del 25 de septiembre al dos de octubre de 2021 (6) Cartagena 2

 Los lunes todos los museos de Cartagena están cerrados; menos uno, que además es gratuito, y a mí me resultó muy interesante porque a pesar de no haber disparado nunca un arma de fuego, tengo una pequeña relación con las armas ya que conservo desde mi infancia una colección de soldados, tanques, aviones y cañones de la segunda guerra mundial de la marca "Montaplex" que según investigué un día en internet, se hacían en los años 70 en Cataluña, con moldes ingleses.

Venían en sobres de papel y costaban 6 pesetas (menos de cuatro céntimos de euro actuales).

tengo un modelo de Montaplex de este cañón que supe aquel día que es de diseño ruso, los cuales, capturados por los alemanes en la segunda guerra mundial, fueron vendidos a España  en el 42 y el arma les gustó de tal manera que los copiamos, aunque introduciendo algunas mejoras.

La guerra civil no podía dejar de aparecer. Este es un carro ruso, un T-26, que vendieron a los republicanos y fueron muy superiores a los tanques italianos, la historia de este carro y de otros es que se pasó al enemigo, es decir al bando nacional. Los nacionales tenían ofrecido públicamente a los tanquistas republicanos 500 pesetas si se pasaban con el tanque de bando, ¡buen negocio! y después los utilizaban ellos en la misma guerra contra sus hermanos, pero para distinguirlos de los "rojos" les pintaban la bandera nacional y les ponían arriba la Cruz de San Andrés. Esto nos lo explicó un jubilado de 76 años llamado Manolo, que es un pozo de sabiduría en historias bélicas, aunque supongo que en las demás también. 

No muy lejos estaba una batería (cañón) de costa, gemelo del emplazado en "La Parajola" que fue el que causó la masacre del mercante "Castillo de Olite" donde apresuradamente, pues se había producido una sublevación en Cartagena en marzo de 1939, embarcaron a 1.500 soldados para que fueran a terminar de ocupar la ciudad. Había baterías de costa en diferentes emplazamientos, algunas ya nacionales, otras todavía republicanas. Según nos narró Manolo, con un cañón pequeño, que nos señaló pues estaba allí, les hicieron un primer disparo. Ya el capitán del barco comprendió que no iba a poder entrar y trató de dar la vuelta, pero con uno del calibre 15,5 (lamento ahora no haber hecho la foto del monstruoso cañón) tenían un alcance, precisión y blanco seguro. La guerra estaba perdida y los artilleros les hicieron adrede un disparo por encima, pero llegó algún integrista que encañonó a los encargados del cañón y les obligó en el segundo disparo a hacer diana, a punta de pistola. Acertaron de lleno y el capitán del mercante trató de embarrancar el barco en la costa para que se pudieran salvar algunos soldados, pero no lo consiguió del todo: hay en otra parte del museo una lista de fallecidos entre los cuales quedó algún superviviente; no los contamos, pero dudo que hubiera más de 10. Si todas las guerras son inhumanas, jugarse 1.500 personas a entrar en Cartagena, sin saber si van a poder desembarcar, o mandar disparar sobre 1.500 personas indefensas, (estaban indefensas frente a ese cañón) al final de una guerra absolutamente perdida, es algo que estomaga a este aficionado a la historia, 83 años después.

Hay muchos aficionados parafascistas a las armas que la gozan en estos lugares, yo no lo soy y tenía repelús a que me confundieran fotografiando armas a diestro y siniestro. (Lo siento, Juan Heredia, pero debí fotografiarte el modelo de "Naranjero" del Sargento Manzano, que Manolo nos explicó que era un arma endiablada si perdía el seguro, que acepta la versión de la muerte de Durruti por un tropiezo del seguro; según él todo sucedió dentro de un coche. Que más tarde le pusieron otro seguro mejor  a los naranjeros y fue un arma reglamentaria de la Guardia Civil).

Estremece pensar la vileza de esos jugueticos llamados minas antipersonas, estas de la foto fueron recogidas por el ejército español en las guerras de la ex Yugoslavia.

"marcado, como el vientre de los misiles" lo de abajo es un torpedo, ya que me puse a fotografiar por motivos humanitarios las minas antipersonas... estaban en la misma sala



En la misma vitrina de las minas antipersona estaban estas granadas que fotografié también porque no tenían belleza y sí vileza. Ahora lamento que mi pacifismo militante nos deje sin muchas fotos interesantes.


miércoles, 20 de octubre de 2021

Tenemos mucho que estudiar

Ayer me tocaba revisión del coche, Inspección Técnica de Vehículos: la ITV que ya ha traspasado esté ámbito para usarse en la salud. Mi coche tiene trece años, con lo que llevo siete pasándola anualmente.

Ayer me obligaron a cambiar dos de las cuatro ruedas, esas que lo último que hicieron, no he tocado el coche desde entonces, fue pasearme por el sudeste de España y que todavía tardaré en ilustraros. Compré las más baratas, y descubrí buceando por internet que su fábrica está en La India. Las mías se almacenaron para recliclarlas, por eso me cobraron un dinero aunque, la verdad,  no se sabe muy bien qué hacer con estas ruedas salvo almacenarlas en lugares como Seseña y otros que misteriosamente arden "a lo bestia" y siempre sin culpables. (llámalo X)

Titulo este artículo tenemos mucho que estudiar porque es así, del cerdo se aprovechaba todo y del automóvil casi nada, en mi viaje pasé sin fotografiarlos por varios desguaces; está muy bien reutilizar las piezas, como los trasplantes en humanos, pero lo demás, la mayoría, se aplasta, se achatarra, cristales incluidos. Se reduce y no sé si se aprovechará tanto plástico goma, diferentes metales, pintura, moqueta, tantas texturas, hijas de tantas fábricas auxiliares.

Por pensar solo en los neumáticos, que arderán en algún vertedero accidentalmente, hace décadas, cuando éramos pobres, se recauchutaban, (algo así como hacer un empaste en una muela) claro que ahora somos más ricos y eso no era del todo seguro -dicen-,  pero se podía/debía estudiar que fuera más seguro, si es que realmente no lo era y comprar ruedas nuevas es lo que queríamos ya que "podemos".

Pero no, no reciclamos, nos seguimos cargando el mundo como si tuviéramos un repuesto para mudarnos cuando queramos, ¿volverán a crecer naranjos sanos en el solar donde hubo un desguace? ¿volverá a crecer el trigo en la finca de Seseña donde ardieron varias semanas toda esa cantidad de neumáticos?

No, somos el caballo de Atila y la cabeza de Atila no piensa que el mundo sigue empeorando; que el humo negro de aquéllos neumáticos que nadie quiere ver "que se los lleven, que los quiten de mi vista" no empeora el cambio climático más que la ciencia o la artesanía del reciclaje, que es complicada, cara y laboriosa, y además carece de "glamour".

El mundo va de culo, cuesta abajo, y sin frenos. Una verdad muy gráfica, parece una historieta, que se decía antes,

Pero no queremos saber nada: ¡Qué pereza da estudiar cuando se es rico!

lunes, 18 de octubre de 2021

Viaje cronopiesco del 25 de septiembre al dos de octubre de 2021 (5) Cartagena 1

Decidimos saltarnos Murcia porque ya teníamos demasiadas ganas de mar: a Cartagena, la Cartago Nova de los cartagineses y de los romanos. Llegamos al final de una fiesta de romanos y cartagineses. Gran parte de la gente joven de esta gran ciudad estaba disfrazada de unos o de otros, supongo que así serán las fiestas de moros y cristianos en otros lugares del Levante español. Todo lo que es resultón se copia, y suele resultar. Por la noche hubo discursos alegrándose de volver a celebrar esta fiesta y fuegos artificiales.

Cartagena es hermosa una ciudad representativa de la marina de guerra española, con importantes edificios públicos poderosos y de buenos materiales, rodeada de colinas y montañas fortificadas y artilladas para defender la entrada al puerto que eligieron primero los fenicios,(hay una muralla fenicia) de los fenicios descendieron los cartagineses, y les conquistaron los romanos. Nadie más la conquistó por mar, porque en su puerto se produjo la mayor y más estúpida catástrofe de la marina y de toda la guerra civil española, justo el último mes, cuando Azaña estaba en Francia y había dimitido, Francia e Inglaterra habían reconocido al gobierno de Franco y en Madrid se habían sublevado el coronel Segismundo Casado, Cipriano Mera, Besteiro... La mayor tragedia fue el hundimiento del mercante "Castillo de Olite" donde murieron casi 1.500 soldados gallegos; solo se salvaron un puñado de ellos, que sabrían nadar. Pero eso lo contaremos más tarde. 

Empecemos viendo una reproducción de una estatua romana escoltada por unos ficus, que son un árbol muy representativo de los jardines del Levante.







                       Algún barco de guerra puede verse en muelle distinto de los veleros


Lo más cerca que he estado en mi vida de un submarino, que por cierto debió inventar un Cartagenero llamado Isaac Peral, aunque el prototipo se probó en Cádiz. La foto la hice desde un barco turístico.
Estación de ferrocarril de Cartagena, de gran porte.
            Impresionante monumento a las Víctimas del Terrorismo, del escultor Víctor Ochoa.

viernes, 15 de octubre de 2021

Viaje cronopiesco del 25 de septiembre al dos de octubre de 2021 (4) Hellín

 Abordamos ese pueblo por el Oeste, en un barrio abandonado al desorden y la suciedad, con niños fumadores, coches rotos, lumpen latiente, y nosotros con los pies de plomo y miedo a tropezar y tener que parar. Mal sitio para llevar notificaciones de Justicia. Difícil bajarse a fotografiar esas formas de vida que preferiríamos ver en programas  que se ocupan de ese tipo de barrios bajos, si nos apeteciera, que tampoco.

Nos internamos en Hellín entre bloques de pisos modernos aunque se nos ofrecía la promesa una parte alta con torres de iglesias y un trazado atractivo. Ahí subimos.

no es que en este barrio alto al que ascendíamos no hubiese también pobreza y abandono institucional, pero había limpieza, decoro, urbanidad, paz.. así que nosotros estuvimos cómodos entre los inmigrantes que allí moraban a la puerta de sus pequeñas casas manteniendo la vida; aunque tampoco intenté fotografiar pues las mujeres musulmanas tienen bastante rechazo a las imágenes. 
(y pa qué líos ¿verdad?)



me encanta lo bien encalado y esta iglesia cimera y popular lo estaba.




Cortinas espantamoscas ¿de esparto?


INduda



esta es mi foto de Hellín para concurso:

Pero hay más ciudad al amparo de su iglesia principal, en los barrios medios, gente en las terrazas, coches buenos, y una decoración festiva original con palos pintados de colores


esta portada de iglesia es como muy romana clásica; lo normal es un arco apuntado o de medio punto


Los palos pintados, de adorno festivo. Ole.